Un año de cine

Ha pasado un año más y ha sido uno plagado de grandes estrenos de cine, películas esperadas y otras no tanto que me han sorprendido gratamente. Como siempre, cada vez se han ido viendo más proyectos de baja calidad, más remakes y menos ideas novedosas. Parecería que, a este ritmo, dentro de unos pocos años solo podríamos ver películas rehechas una y otra vez, o versiones de cómics/ videojuegos/libros, y los guiones originales se volverían cada vez más escasos. ¿Habría que añadir a los premios de este mundillo galardones como “mejor adaptación de videojuego” o “mejor adaptación de una historia ya inventada por otro y que por encima es mejor que la que va a ganar”?

En este año he pasado bastante por el cine, a dejarme mis buenos 6.50€ más la cena y mi sempiterna botellita de agua, costumbre que no apeo desde hace muchos años (y es más barato, y menos ruidoso, que comprarse unas palomitas) De todas formas ha sido mucho menos de lo que me hubiera gustado, porque si bien no me suele preocupar mucho ir solo a ver lo que me gusta (generalmente las películas de Denzel Washington me toca comérmelas solo), a veces está bien tener compañía con la que comentar las “jugadas” de la producción. 

Así que me ha dado por poner una pequeña opinión de las películas que he visto en el cine este año, así como aquellas que se me quedaron en el tintero:

Los Crímenes de Oxford: interesante libro convertido en insulsa película con una de las escenas de sexo más gratuítas y peor imaginadas que he visto. No se salva ni una sola de las actuaciones, pero al menos vale la pena ver a Leonor Watling, que siempre es un placer.

John Rambo: sorprendente, dura, acción salvaje y cruda. No se me hubiera pasado por la cabeza que Silvester Stallone pudiera hacerme disfrutar otra vez con este mítico personaje, pero ahí está. Encantado salí del cine.

Monstruoso: la peor de las que he visto en todo el año. Posiblemente el hecho de estar grabada al estilo “La Bruja de Blair” ya no me hacía mucha gracia, pero luego la encontré inconexa, incoherente, falta de línea argumental, y mil lindezas más que podría decir de este bodrio que sigo sin entender por qué enganchó tanto al público. Eso sí, la campaña publicitaria, magnífica.

Jumper: entretenida para ver una vez. Pasar un par de horas viendo una buena idea llevada a cabo con poca calidad. Una pena.

Pozos de Ambición (There Will Be Blood): una película bastante lenta y pesada, pero con la mejor actuación que he visto este año en el cine. Daniel Day-Lewis totalmente asombroso.

10.000: acción que nos querían hacer pasar por “realista” históricamente, pero los mamuts en egipto no acabaron de convencerme. Entretenida, pero no guardo ni un solo recuerdo, por lo que mucho no pudo impactarme.

Casi 300: no llegué a verla en el cine, gracias a Dios. Mala hasta rabiar, pero sigue siendo mejor que “Monstruoso”

Iron Man: grata sorpresa el encontrarme con una película de superhéroes bien hecha. Guión justito, pero muy bien llevado, impactante visualmente y con una más que correcta interpretación de Robert Downey Jr. Y con sorpresa después de los títulos de crédito, que da pie a otra película muy esperada en el mundo de los cómics sobre S.H.I.E.L.D.

Speed Racer: se llevaba tiempo esperando algo nuevo de los Wachowski, y en este caso se dedicaron a hacer un espectáculo visual impresionante. El guión era lo de menos, previsible, pero entretenido. Correcta.

Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal: comentar sobre esta película podría llevar a un largo e intenso debate. Gente muy contenta con esta nueva aventura, gente aberrada, gente indiferente.  Me meto en los del primer grupo, me pareció Indiana Jones en su plena esencia. No tan buena como “La última Cruzada”, mejor que “El templo maldito” y a la altura de “En busca del arca perdida”

El Increíble Hulk: entretenida, infinitamente mejor que su predecesora. Se nota cuando Edward Norton mete mano en un proyecto que suelen salir cosas mejores. Aunque se retiró de la promoción por desavenencias en el montaje. A saber de qué aberración nos salvó.

Sexo en Nueva York: a veces uno tiene que cumplir con su pareja y ver este tipo de películas que ni me van ni me vienen. Supongo que viendo la serie hubiese entendido todo mucho mejor, pero, sinceramente, podría haber sido peor. Al menos no hizo falta arrancarme las retinas.

Las Crónicas de Narnia: El Príncipe Caspian: entretenida continuación. Cine puramente palomitero con las ya manidas peleas al estilo “Señor de los anillos” y dos guaperas de turno.

Kung Fu Panda: no me esperaba mucho de esta película de animación, pero me llevé una agradable sorpresa cuando vi un guión sencillo pero genialmente conducido, con sus dosis de humor para niños y no tan niños bien compensadas. Recomendable y esperando la segunda parte.

Hancock: no todo lo que hace Will Smith tiene que ser la panacea, y aunque todo el mundo la critica, a mi me gustó. Admito que no es muy buena, está forzada y el guión es un tanto incoherente. Pero para gustos colores.

Expediente X: Creer es la Clave: un capítulo largo y no precisamente de los mejores. Bastante parecido a los de las últimas temporadas, con poca tensión. Toda la ilusión puede recaer en ver a Mudler y Scully magrearse un rato.

La Momia: La Tumba del Emperador Dragón: había que cerrar la trilogía y no ha sido un mal broche, cambiando un poco de mundo (del egipcio al chino) Brendan Fraser ha nacido para este tipo de papeles y se nota que está cómodo en ellos. Palomitas y buena compañía.

WALL·E: magnífica, sublime, maravillosa, magistral,… y me quedo sin adjetivos para definir esta película. Mi favorita del año, con esos primeros 45 minutos de cine mudo que se te pasan en un suspiro. Risas, emoción, amor. Todo en una película que se hace corta y que te quedas con ganas de ver una y otra vez. Perfecta.

El Caballero Oscuro: iba reticente a ver esta película dado que la primera de esta nueva saga me pareció aburrida y con unos malos de risa. Pero el buen papel del ya fallecido Heath Ledger (no tan magistral para mi gusto como lo pintan algunos) y un más que correcto Christian Bale hacen de esta película una de las más recomendables para mi gusto. Han dejado el listón muy alto, a ver qué hacen con la tercera.

Hellboy II: El Ejército Dorado: cine palomitero, con buenos efectos especiales y de factura entretenida y divertida por momentos. Si a uno le ha gustado la primera, esta no decepcionará.

Star Wars: The Clone Wars: no soy objetivo al calificar esta película. Reúne dos de mis pasiones: Star Wars y la animación, así que a mi me encantó. Aunque reconozco que el guión es simplón, he de decir que el diseño de personajes me parece una maravilla.

Wanted (Se Busca): una fantasmada de dimensiones épicas. De principio a fin. Mala y sin sentido, pero peores cosas hemos visto. Para un día de resaca y quedarse dormido.

El Niño con el Pijama de Rayas: no habiendo leído el libro, la película me pareció aceptable. No así la persona que me acompañó a la que, aunque le gustó, prefirió antes el libro (como suele ocurrir) Poco creíble, pero bien llevada. 

Quemar Después de Leer: para mi los Cohen son unos maestros del enredo y el humor, y en esta película vuelven a conseguir sacarme unas buenas carcajadas. George Clooney pasable y Brad Pitt genial, pero en conjunto divertida película, aunque de las más flojas que he visto de los Cohen.

Crepúsculo: otra vista por obligación de pareja. Para una película de Best Seller que, imagino, contaba con un buen presupuesto, el casting, el guión, los efectos especiales… Poco se salva. Como mucho la adaptación (sí leí el libro), pero para chiquillas adolescentes es más que suficiente.

Ultimátum a la Tierra: desde que vi “Scanner Darkly” Keanu Reeves no me ha vuelto a convencer. En este caso el papel le venía al pelo, con un personaje sin expresividad, sobrio… Pero la película se salta la parte más interesante (la conversación con un premio Nóbel sobre por qué la humanidad debe tener una segunda oportunidad) para dar paso a más acción. Podría haber sido mejor.

The Spirit: no conocía el cómic, pero los trailer me parecían del estilo de Sin City, así que decidí verla. Surrealista, divertida en muchos momentos, parada en otros. Una película rara con Samuel L. Jackson haciendo de Samuel L. Jackson (mmmm… bitch!) de manera brutal. 

Y otras que se me quedaron en el tintero como “No es país para Viejos”, “JCVD” o “Tropic Thunder: ¡Una Guerra Muy Perra!” (esta no sé por qué me tiene tan buena pinta) Si alguien quiere añadir alguna opinión sobre lo aquí dicho o añadir sus propias películas estaré encantado. Eso si es que habéis llegado hasta tan lejos leyendo, lo cual sería de agradecer.

3 comentarios to “Un año de cine”

  1. De todas esas películas he visto contigo 20!! ya son unas cuantas! y eso que ese número habría aumentado si estas navidades hubiéramos ido mas como la anterior! xD
    Que mala persona soy que te obligo a ir a ver películas que no quieres… aunque no te puedes quejar que solo fueron 2 ehh! =)
    :**************************************************

  2. […] llevadas con gran tino, hasta superproducciones esperadísimas que dejan a uno frío. Como hice el año pasado (aunque esta vez con cierto retraso), una lista y un par de comentarios de cada una de las que vi […]

  3. The advice is quite fascinating.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: