El daltonismo y los videojuegos

Posted in Videojuegos on Miércoles 30 junio, 2010 by Beakman

A través de un post en el blog de ¡Joder, yo qué sé! se me planteó una idea en la que nunca había pensado: el daltonismo y los videojuegos. ¿Cómo hacen las personas daltónicas para jugar correctamente a muchos juegos?

En primer lugar cabe explicar de qué se trata el daltonismo: es un defecto genético que consiste en la imposibilidad de distinguir los colores. Varía de un individuo a otro, y puede ser que dos personas, incluso de la misma familia, tengan problemas con diferentes colores. Se da más fácilmente en hombres que en mujeres y es hereditario. El problema radica en los conos receptores de la luz, y ocurre cuando algún grupo de estos (los que detectan el rojo o el verde, por ejemplo) es defectuoso o directamente no existe en una persona. Si quieres comprobar si eres daltónico, aquí tienes un sencillo test para comprobarlo.

La cuestión es que en el tema de los videojuegos, los colores normalmente son algo fundamental. Sin ir más lejos, tenemos el ejemplo de Bioshock 2 y su pirateado de ciertas máquinas que nos permiten conseguir aliados, objetos o vida, y que se basa en un código de colores (rojo, azul y verde). En la página Nukezilla.com han hecho una pequeña comprobación de cómo se vería esta parte del juego (fundamental en muchos casos) para diferentes tipos de daltónicos, y resulta curioso que, en alguno de ellos, se vuelve directamente imposible hacerlo correctamente.

Fuente: Nukezilla.com

Otro problema parecido se da en el caso del Call of duty: modern warfare 2, uno de los juegos más vendidos del año. En este caso, el problema viene de no poder diferenciar la bandera de los amigos de la de los enemigos, provocando lógicos conflictos a la hora de disfrutar del impresionante modo online. En este caso hay una petición online formal (a la que puedes añadirte aquí) con la intención de conseguir un modo especial para daltónicos que les permita disfrutar del juego.

Pero la lista no acaba aquí, y se pueden encontrar algunos ejemplos más de juegos no preparados, como por ejemplo cualquiera del estilo del Puzzle Booble, o aquellos en los que hay que juntar piezas de un mismo color.

Sin embargo algunas compañías, como Valve, han incluido el modo daltónico en algún juego, como es el caso del Left4Dead 2. Podéis ver las sutiles diferencias entre estos dos vídeos: 1 y 2. El primero con el modo daltónico activado y el segundo con el juego normal. Realmente se pueden observar pocos cambios, quizá unos tonos un poco más apagados y rojizos. Lo que da la impresión, en definitiva, es que el cambio de colores no es algo tan difícil de realizar, y parece más un reajuste de la paleta de colores que cambiar algo importante.

Si bien el mundo de la accesibilidad en los actuales ordenadores está bastante bien implementado, en una industria como la de los videojuegos, que mueve millones de dólares anualmente y que tiene en su público mayoritario a los hombres (aunque cada vez se equilibran más las cosas), este aspecto está un poco más descuidado, a pesar de que realmente no parece muy difícil arreglarlo.

A pesar de ello, mi primo, autor del post anteriormente comentado, sigue siendo un jugón, y una pequeña minucia como no distinguir bien algunos colores no le impide seguir realizando headshots a diestro y siniestro.

Tenéis más información sobre la accesibilidad en los videojuegos en la página Videojuegos accesibles.

God of war 3, historia y juego.

Posted in Videojuegos with tags on Domingo 25 abril, 2010 by Beakman

Ya ha pasado un mes desde que compré la edición de coleccionista del God of war 3, y no fue hasta ayer que conseguí completar al 100% el juego. Además he tenido también tiempo para rejugar la primera y la segunda parte de la saga, esta vez remasterizadas, para completar la trilogía y tener completa la historia.

Kratos, el mejor guerrero espartano del momento, luchaba con tesón y arrogancia, destruyendo a sus enemigos a su paso hasta que, finalmente, se topa con un enemigo a su altura. En una lucha encarnizada entre bárbaros y espartanos, Kratos finalmente cae y, cuando está a punto de morir a manos del líder bárbaro, implora a Ares que le ayude a acabar con sus enemigos y ofrece su alma a cambio. Ares, viendo en él a un poderoso súbdito, decide aceptar sus súplicas, destroza a sus enemigos y brinda a su nuevo vasallo las Espadas del Caos. A partir de ese momento el espartano cumple todos los mandados de su nuevo señor, masacrando pueblos que no adoran al dios de la guerra y conquistando territorios en su nombre.

Pero entregar su alma a Ares no era suficiente para el dios, y decide que tiene que conseguir que Kratos no tenga ningún nexo de unión con la vida mortal, por lo que le tiende una trampa para que él mismo acabe con su mujer y su hija.

La maldición cae sobre el guerrero espartano, y las cenizas de sus seres amados lo envuelven para la eternidad, dándole ese aspecto espectral, lo que le vale el sobrenombre de Fantasma de Esparta. Pero las cosas no salen como Ares imaginaba, y Kratos jura venganza.

Ayudado por los demás dioses del Olimpo, Kratos empieza un viaje que lo llevará hasta la caja de Pandora, en el templo homónimo, a espaldas del titán Cronos. Encerrado en ella está el arma que le permitirá acabar con Ares. Con la promesa de que todos sus pecados serán perdonados, Kratos mata al dios de la guerra y ocupa su lugar en el Olimpo, convertido por Atenea.

Pero es entonces cuando empieza su reinado de terror, alentando a sus tropas a conquistar más y más ciudades que caen bajo su mandato. Cansado de tanta violencia, Zeus traiciona al espartano y acaba con su vida. Sin embargo Gaia ayuda a Kratos a escapar del Hades y lo encomienda a buscar a las Hermanas del destino, para así poder volver al pasado y evitar que Zeus acabe con su vida.

Cuando finalmente el Fantasma de Esparta detiene la espada asesina de Zeus y lo tiene a su merced, Atenea se interpone entre ellos y Kratos acaba con su vida sin querer. Embargado por la ira, con la única idea en mente de poder vengarse de Zeus, el espartano vuelve al pasado, al momento justo de la lucha final entre olímpicos y titanes, en los que estos últimos fueron derrotados definitivamente, y rescata a Gaia, trayéndola al presente junto con el resto de los titanes. Así escalan el monte del Olimpo para acabar con el reinado de Zeus.

Pero Gaia finalmente traiciona a Kratos por sus propios intereses. Éste ya no tiene otra idea en mente que no sea vengarse de Zeus, y arrasará con lo que se interpone en su camino para alcanzar su meta. Ayudado esta vez por Atenea, que tras su muerte ha pasado a un plano espiritual superior al de los propios dioses, Kratos asciende desde el Hades para cumplir su cometido, acabando por el camino con Hades, Hermes, Helios, y todo aquel que lo intenta detener.

Finalmente descubre que la única forma de acabar con Zeus es abriendo de nuevo la caja de Pandora y así recuperar el poder para acabar con dios. Para ello necesita a la propia Pandora, la única capaz de apagar la llama del Olimpo que protege la caja, actuando como llave del cofre.

En su búsqueda Kratos ve a Pandora como a su propia hija y empieza a protegerla, no solo para su propio fin, sino por los recuerdos de su familia fallecida. Finalmente, sin que el Fantasma de Esparta pueda hacer nada, Pandora es consumida por las llamas y en un último arrebato de furia, Kratos pelea contra Zeus y mata a Gaia por su traición, pero finalmente cae a manos del dios de los olímpicos.

Pero ya no existe inframundo, y Kratos se sume en un mundo de oscuridad y tinieblas donde se enfrenta a todos su temores y sus pecados: su familia muerta, Atenea muerta y todos aquellos hombres a los que no ha dudado en matar en su camino por su único deseo de venganza. Y es entonces cuando entiende que todavía hay esperanza, que no todo está perdido y que debe volver y acabar con su trabajo, para que su camino no haya sido en vano. Y así, resucitado una vez más, Kratos acaba con Zeus, dando rienda suelta a toda la ira que albergaba en su interior, espoleado por la esperanza, la más poderosa arma de todas, que estaba guardada en la caja de Pandora junto con todos los males del mundo para poder así contrarrestarlos en caso de que estos fuesen liberados alguna vez.

Es en ese momento que Atenea entra en escena entendiendo que, finalmente, el espartano no había utilizado el poder de todos los males para derrotar a Ares, y que estos se habían esparcido por el mundo infectando a los mismos dioses, lo que llevó a Zeus a la locura por el miedo al Fantasma de Esparta. Reclamando el poder de la esperanza que ella introdujo en la caja, ero Kratos en ese momento, a punto de matar a quien había sido su guía desde el principio, decide que ese poder no pertenece a Atenea ni a él, sino a toda la gente del mundo. Así pues, se suicida con la misma espada del Olimpo, liberando el poder de la esperanza por todo un mundo sumido en el caos debido a la muerte de todos los dioses del panteón olímpico.

La historia así queda finalmente cerrada, si no fuera por un par de detalles que ya han llamado la atención de todo aquel que ha acabado el juego.

En primer lugar, llegando ya hacia el final del juego, Zeus le grita a Gaia que ha escogido mal a su lacayo, y que tendría que haber escogido al otro. En ningún momento de los tres juegos se comenta que hubiera otro, lo que da qué pensar.

Es esto lo que hace pensar en el segundo detalle, uno que podría haber pasado desapercibido: en los niveles del Hades, Kratos encuentra varios escritos en los que un personaje indeterminado hace referencia a que él está atrapado mientras que su hermano ha sido convertido en dios de la guerra, y clama venganza por ello. Dice estar preparado para enfrentarse a él y reclamar el puesto que merece.

Y es en uno de los logros del God of war 1 donde se cierra la idea de un hermano de Kratos sediento de venganza, pues por el simple hecho de ver un vídeo titulado “El nacimiento de la bestia” se consigue un trofeo de plata. En este se habla de la historia de los niños espartanos, conocida de sobra por la película “300”. En ella se habla de Kratos y de su hermano, separados, y ocultado este segundo, mientras el primero comanda los ejércitos de Esparta.

Por último, tras los títulos de crédito del tercer juego de la saga, hay una pequeña escena en la que Kratos ya no está en el lugar donde se supone había muerto, y hay un rastro de sangre que lleva a un acantilado, donde desaparece. Algunos dicen que en ese momento, en una de las islas de la derecha se puede ver saltando a alguien, pero no estoy muy seguro de tal afirmación.

Desde Sony han asegurado que no habrá God of war 4, que la historia está cerrada para Kratos, pero no niegan que pueda haber nuevas historias, y quizá la clave esté en este supuesto hermano oculto. El tiempo lo dirá.

En cuanto al juego en sí, estamos sin duda ante los mejores gráficos que existen hoy en día en un videojuego, ayudados sin duda por la linealidad del mismo, que permite al motor de renderizado llevar escenarios mucho más pesados que si fuera un mundo libre. Destaca especialmente el modelado de Kratos, impresionante tanto en animación como en detalle, haciendo totalmente innecesarias las animaciones habituales en muchos juegos, pues la calidad gráfica es simplemente sublime.

Sin embargo tiene fallas en otros aspectos, como los habituales puzzles de la saga, que en este caso se ven reducidos a simples mueve/coloca fáciles, con la honrosa excepción de los Jardines del Olimpo, sin duda uno de los mejores de los tres juegos. A este los juegos con la perspectiva al más puro estilo Echochrome y la variedad de acciones a realizar lo convierten en un puzzle original y de mediana complejidad.

Por otro lado contaremos con la misma variedad de armas que se incluían en las otras partes de la saga: las espadas con cadenas, el arma fuerte y el arma ágil, un arma a distancia, una magia fuerte que afecta a un solo enemigo y una magia más débil débil pero que afecta a todos. Pero sorprende la novedad de la cabeza de Helios, que permite iluminar estancias y descubrir zonas y cofres secretos, así como cegar a los enemigos, y que brinda impresionantes juegos de luces en tiempo real.

En cuanto a los trofeos, aquí hay una guía para conseguirlos todos, incluidos vídeos. La verdad es que no es especialmente difícil conseguirlos todos, y se pueden lograr en una sola partida en modo titán. Incluso el que, a priori parece más complicado, que es hacer un combo de 1000 golpes, se hace sencillo (o largo, dependiendo del modo que uno escoja de conseguirlo) gracias a los glitch del juego.

Un aspecto a destacar es la calidad de la música que encaja perfectamente en cada una de las situaciones del juego, con partes sublimes en momentos de fuerte carga emocional, épica cuando es necesario y buen acompañante en las batallas contra las hordas del Olimpo.

La historia en sí concluye perfectamente la saga, con un comienzo impresionante (sublime, magnífico, épico, o cualquier otro adjetivo grandilocuente que uno se pueda imaginar) que se diluye un poco a medida que avanza, aunque sigue siendo correcta y bien llevada, para volver a mejorar hacia el final, al momento culmen de toda la saga: la lucha contra Zeus.

En definitiva nos encontramos ante un juego impresionante, sin duda de los mejores que tiene la Ps3 en este momento y que todo amante de la acción debería poseer, y que seguramente se convierta en uno de los mejores (o quizá el mejor) del presente año. Totalmente recomendable.

Joseph Hahn y Linkin Park

Posted in 3D with tags , , on Lunes 05 abril, 2010 by Beakman

Allá por el año 2000 hacía su debut el grupo conocido anteriormente como Xero: Linkin park, con un primer trabajo titulado “Hybrid theory” (que, curiosamente, iba a ser el nombre del grupo pero que tuvo que descartarse por problemas legales con un grupo de nombre parecido en Europa). De este primer disco salió a la palestra el videoclip de la canción “Papercut“, que pude ver por primera vez en la MTV.

De aquellas, a pesar que la canción no era muy de mi agrado, me llamó poderosamente la atención la estética del vídeo, la, digamos, historia que contaba (la canción trata sobre un egoísta paranoide) A raíz de esto, empecé a interesarme un poco más por el grupo y a buscar más canciones suyas, pero, definitivamente, su estilo musical no me acababa de convencer.

Sin embargo, tiempo después, en el 2001, lanzaron un nuevo videoclip del mismo disco, en este caso “In the end

En este videoclip ya se usa de forma abundante las CGI, algo que a partir de aquí sería tónica general en sus creaciones visuales. Interesado como estaba en el mundillo de las imágenes generadas por ordenador, no pude sino ver una y otra vez este vídeo, intentando comprender ciertos aspectos como la surrealista ballena voladora, y empezar a indagar en los autores del mismo. Y ahí me  llevé una buena sorpresa: el videoclip había sido dirigido por Nathan “Karma” Cox y el DJ del grupo, Joe Hahn, así como también el anterior lo había sido en su momento.

Pero la sorpresa llegó al año siguiente cuando, dirigido nuevamente por Joe Hahn, Linkin Park lanzaba a emitir un nuevo videoclip, esta vez de su canción “Points of authority

Este vídeo en particular estuvo enmarcado entre mis favoritos durante muchos años, a medida que iba mejorando mi calidad trabajando con 3DStudio, y fue inspiración de gran parte de las imágenes que me iban viniendo a la mente. Incluso inspiró un pequeño corto que nunca llegué a realizar, pero en el que trabajé mucho tiempo bocetando, hablando con amigos que me pudieran ayudar e incluso haciendo pruebas.

Desde entonces he estado siguiendo al DJ del grupo, que, según palabras suyas “mi pasión es el mundo de la dirección. Lo de la música es algo extra” Y lo ha demostrado de sobra con la banda de la que es miembro, pues una gran parte de los videoclips de Linkin Park han sido dirigidos por él. En ellos ha dado rienda suelta a su pasión por diferentes temas, como los mechas o las imágenes oníricas que no ha llegado a explicar. Como ejemplo de esto la canción “Somewhere I belong” de su siguiente disco, “Meteora“, del 2003, por el que recibió el premio a mejor vídeo rock de los  MTV music video awards del mismo año.

Pero no todo iba a ser CGI y ordenadores, y puesto que había estudiado en el Art Center College of Design de Pasadena (estudios que no terminó), también se introdujo en el mundo del anime y la animación más tradicional. Fruto de esto salió otro de los videoclips del grupo, esta vez de la canción “Breaking the habit“, del 2004, que le valió un nuevo premio en los MTV MVA, esta vez en la categoría de “elección del público” y otra vez como mejor vídeo rock. En este caso, la historia gira entorno a varios personajes deprimidos o descontentos en una ciudad gris, que de alguna forma están relacionados con el cadáver de la primera escena y con el humo que este despide.

Años más tarde, con el lanzamiento del nuevo disco de la banda, “Minutes to midnight“, Joe Hahn volvió al mundo 3D dirigiendo el videoclip de “Leave out all the rest“, donde el grupo vive en el espacio, en una nave cercana a un hipotético sol, que recuerda mucho en algunas escenas a la película “Sunshine” (tráiler) de ese mismo año.

Pero no todo es música y videoclips, y Joe Hahn también ha participado en varias conocidas películas en el apartado de efectos especiales, como son “Expediente X”, “Esfera” o “Dune: la serie” del año 2000, todos ellos anteriores a su éxito dentro del grupo. Además, también ha sido el director de su propio corto, “The seed”, que puedes ver aquí. Así que habrá que seguir viendo los trabajos de este chico, tanto sean con Linkin Park como en solitario, para seguir disfrutando de su obra.

Como regalo, un videoclip del último CD del grupo que, particularmente, me encanta (dirigido también por Joe Hahn): Bleed it out.

Para más información del Joe Hahn y del grupo:

Página del club de fans oficial de Joe Hahn.

Ficha en IMDB de Joe Hahn.

Página oficial de Linkin Park.

Canal de YouTube de Linkin Park.

El Día D de la Playstation 3

Posted in Fin Del Mundo, Juegos with tags , , on Martes 02 marzo, 2010 by Beakman

Ayer, día 1 de marzo, una ingente cantidad de Playstation 3 dejaron de funcionar correctamente debido a un problema en la adquisición de fechas por parte de la consola. A primera hora del día fatídico, muchos usuarios se encontraron con que sus consolas no podían conectarse al servicio de PSN, que sus juegos recientes ni siquiera podían ejecutarse correctamente, que sus trofeos habían desaparecido y, lo más sangrante de todo, que gran parte del material descargado de la PSN no podía visualizarse/jugarse/usarse de ninguna de las formas.Pero peor aún es que las consolas de prueba que tienen las desarrolladoras para ir probando sus juegos dejaron de funcionar en muchos casos, con la consiguiente pérdida de un día de trabajo en muchos aspectos de los proyectos actualmente en desarrollo (ya estoy esperando que salgan los creadores de “Gran turismo 5” a decir que debido a esto el juego va a volver a retrasarse hasta el día del Juicio Final) Seguro que todas las compañías que se vieron afectadas por esta feature están encantadísimas con haber podido dar un día de vacaciones inesperado a sus trabajadores, con la consiguiente pérdida de dinero.

¿El fallo? Resulta que el reloj interno de la consola, debido a algún algoritmo desconocido, tomó el año 2010 como año bisiesto cuando, obviamente, no lo es. Debido a esto, para el reloj interno de la Ps3 ayer era día 29 de febrero, mientras que la fecha del resto de servicios era la correcta: 1 de marzo. Debido a esta incongruencia, el sistema saltaba con una excepción (el fatídico error 8001050F) que reiniciaba el sistema a su fecha original: 1 de enero de 2000. Por suerte, no todas las consolas se vieron afectadas por esta cagada de dimensiones bíblicas falla en el sistema, y así como se libraron todas las Ps3 Slim, aquellos modelos posteriores al modelo CECHLxx (éste incluido) también estuvieron exentos de este problema.

¿Y qué dicen desde Sony? Pues que ahora que ya es 2 de marzo la consola vuelve a funcionar con normalidad, así que ya podemos estar tranquilo, que todos nuestros trofeos están ahí al volver a sincronizarnos con la PSN, que el material descargado seguirá funcionando y que aquí no ha pasado nada, circulen. Pero por si a alguna persona no se le ha actualizado bien la fecha, no tiene más que modificarla manualmente en la configuración del sistema. Es decir, “hemos pasado el marrón sin ofrecer solución, menos mal que se ha arreglado solito”.

Espero que en la próxima actualización del sistema se solvente este problema y no nos encontremos con un 2011 bisiesto de nuevo que nos deje otro día sin vicio.

Como colofón, ha salido a la palestra un nuevo Niño Loco Alemán, que seguro será objetivo de miles de adaptaciones y gifs durante una buena temporada:

Más información en el blog oficial de Playstation aquí y aquí y actualizaciones en su twitter.

Nuevo tráiler de “God of war III”

Posted in Videojuegos with tags , , on Viernes 12 febrero, 2010 by Beakman

A falta de poco más de un mes para la llegada de uno de los juegos más esperados de la ps3, Sony nos deleita con un último tráiler (vídeo en 720p) antes del lanzamiento de un juego que promete añadir como sinónimo de la palabra “épico” el nombre de Kratos.

Por suerte, soy uno de los animalicos que se va a dejar una buena cantidad de dinero en la “God of war: trilogy edition”, y así disfrutar de las tres entregas de este juego, para mi gusto, uno de los mejores que he jugado en mi vida. Espero que el listón siga igual de alto que con las dos partes anteriores.

Un año de cine II

Posted in Cine with tags on Martes 19 enero, 2010 by Beakman

Este ha sido otro año con variedad de estrenos, pero la crisis la he notado hasta en mi bolsillo, y no he podido acudir al cine tantas veces como hubiese deseado, lo que no quita que haya sido un asiduo de los 6,50€ por entrada (10,20€ si contamos Avatar, en 3D). Ha habido de todo un poco, desde películas de bajo presupuesto pero llevadas con gran tino, hasta superproducciones esperadísimas que dejan a uno frío. Como hice el año pasado (aunque esta vez con cierto retraso), una lista y un par de comentarios de cada una de las que vi este año por primera vez, agradeciendo sin duda a la página de CineActual.net y a uno de los usuarios de su foro, que ha recopilado una lista con todos los estrenos del 2009, lo que me facilita poder recordar todas las que he visto. Y ahí van:

El Curioso Caso de Benjamin Button: esta película tardé más de lo que quería en verla y, quizá por ello, me llevé un chasco cuando fui al cine. Tanto se había hablado sobre lo novedoso de la historia, lo bien llevada, el trabajo de ir rejuveneciendo a Brad Pitt, que cuando por fin la vi me pareció de lo más sosa. Correcta, pero me sentí defraudado.

Watchmen: intenté por todos los medios no ver absolutamente ninguna información sobre esta película, pues tan buenas críticas había leído sobre el cómic, que quise esperar a ir al cine para opinar. Me leí el cómic, una maravillosa obra de arte, poco antes de acudir al estreno, para conocer a fondo los personajes, a pesar de que quizá fuera poco recomendable hacerlo. Pero amén de ese cambio de final que, para mi gusto, encaja perfectamente con el resto de la historia, me pareció una adaptación fiel y extraordinariamente llevada al cine. Espero ansioso tener en mis manos la edición en bluray con la mayor cantidad de contenido extra posible. De las mejores del año.

Monstruos contra Alienígenas: otra vez sorprendido con una película de animación por la que no daba un duro. Quizá no una maravilla de la técnica, y con un doblaje más que justito (con Carolina Cerezuela poniendo voz a la protagonista), pero muy divertida y entretenida. Digna de ver.

Dragonball Evolution: he de reconocer que no pagué por ver esta bazofia mal parida llamada película. Creo que, de lejos, es de las peores que he visto en años (y he visto “Crepúsculo”), no solo por una pésima adaptación del anime, sino por unas actuaciones, unos efectos especiales y una historia de lo más vomitivo que he visto en mucho tiempo. Tardé dos días en verla, porque no era capaz de ver tanta mierda del tirón. Del todo prescindible, y lo siento de veras por aquellos que pagaron por ver tal bodrio. Infumable.

X-Men Orígenes: Lobezno: ya hice un post en su día sobre esta película, porque realmente lo merecía. Decepcionante.

Star Trek: me considero fan de la saga de Star Wars, por lo que hasta me dolió reconocer que J.J. Abrams había hecho una buena película sobre este mundo que nunca me había fascinado. Si bien no destacará por sus maravillosas interpretaciones (a excepción de Sylar Zachary Quinto en el papel de Spock) tiene las mejores escenas de acción de todas las películas de Star Trek hasta la fecha. Quizá ayude el hecho de no saber mucho sobre la saga original que me gustase esta película, pero he de reconocer detalles muy bien mostrados (el silencio absoluto en el espacio al salir un hombre despedido por una explosión atronadora me llamó muchísimo la atención) y una buena idea la de reiniciar la saga sin necesidad de hacer olvidar el resto: Spock ha viajado al pasado, por lo que ha cambiado el rumbo de la historia, lo que evita cualquier tipo de incongruencia entre la serie de 1966 y la película. Esperemos que en la anunciada segunda parte, no baje la calidad del producto. Muy recomendable.

Ángeles y Demonios: he de reconocer mi debilidad por Tom Hanks desde que yo era pequeñito, así que, por norma general, tiendo a ver todas las películas que hace, sean buenas o malas. Por desgracia, esta es una de las segundas. El libro en el que está basado ya no enganchaba tanto como “El código DaVinci”,y eso se ha notado en la película. Aún así, me gustó más que la primera parte, quizá por la aparición de otro de mis actores favoritos: Ewan McGregor. Así que no soy objetivo: sé que no es buena, pero a mi me gustó. Para pasar el rato.

Noche en el Museo 2: otra de esas películas que esperé a ver en casa, y me resultó entretenida sin más. Para un domingo de tarde en el que no hay nada mejor que hacer es un buen pasatiempo, pero sin duda no pasará a la historia como una buena película. Entretiene, que es su cometido, con algunos gags graciosos y una historia sencilla y predecible. Para una tarde de resaca.

Terminator Salvation: Quizá porque la tercera parte de terminator fue verdadera basura, quizá porque la aparición de Christian Bale suele suponer un producto, cuanto menos, entretenido, esta nueva historia me convenció. Además, muchos llevávamos años esperando ver lo que nos ofrece esta película: las máquinas se han hecho con el dominio del mundo, y unos extenuados humanos intentan sobrevivir como pueden, con medios precarios, con la idea en mente que hay que sobrevivir como sea. A pesar de un final demasiado “bonito”, la película en general me gustó y fue una de las que no tardé en hacerme con ella en bluray. Además, la aparición (aunque fuese por ordenador) de Arnold Schwarzenegger  en el papel del T-800 ya hace que la película vale la pena. Espero que las dos nuevas películas que se anuncian (¿Está de moda hacer trilogías de todo?) cierren bien una buena historia que acaba de empezar. Recomendable.

¿Hacemos una Porno?: dirigida por Kevin Smith, no podía sino esperar una película divertidísima, con historia sencilla pero genial, y efectivamente no me defraudó. Hubo por momentos que lloraba de risa en el cine viéndola. Quizá es que me gusta su particular sentido del humor, o que la película es buena de por sí, pero se la recomiendo a todo el mundo, y más si es con amigos para comentar la tonelada de frikadas que inundan toda la peli. Recomendadísima.

Transformers: La Venganza de los Caídos: lo siento, pero me gustan los efectos especiales, las explosiones, la acción sin límite, y eso a Michael Bay se le da jodidamente bien. Así que esta larga película, donde corrigen los errrores de la primera parte (donde las luchas entre Autobots y Decepticons se convertían en simplemente ver un amasijo de hierros rodando por el suelo), y mejoran ciertos aspectos (no darle tanto protagonismo a Megan Fox todo un acierto) me encantó, sencillamente. No diré que sea buena, ni mucho menos, pero parece que si la ILM mete las manos en algún proyecto, mi subconsciente reacciona y me obliga a disfrutar de ella. Cine palomitero puro y duro.

Ice Age 3: El Origen de los Dinosaurios:  Si bien la segunda parte fue buena pero me dejó frío, en esta tercera parte (espero que final de la saga) se han superado, introduciendo a un nuevo personaje (que los ayuda en el mundo de los dinosaurios) que se come a todos los demás con su carisma y su gracia, y llevando al extremo la relación de Scratte con las bellotas (y otros objetos de deseo). Me dejó un buenísimo sabor de boca, que espero no estropeen con una cuarta parte. Recomendable.

Harry Potter y el Misterio del Príncipe: no me he leído más que un libro de toda esta saga (Harry Potter y el prisionero de Azkaban), así que no puedo hablar de si está bien adaptado, o no. Pero lo que sí puedo decir es que hacía tiempo que no veía un argumento tan flojo, con un final de lo más estúpido que he visto en mucho tiempo. Los planes de “los buenos” son dignos de los hermanos Marx, y “los malos” creo que sería imposible hacerlos más tontos. No sé siquiera cómo es posible que Voldemort siga dando por culo siendo un peligroso enemigo, con esbirros así. Creo que incluso Rocksteady y Bebop eran más inteligentes y útiles. Además, escenas al más puro estilo “botellón en el aparcamiento” y chorradas similares me hicieron salir defraudado del cine. Espero que remonten con las dos últimas, y que tenga un final merecido para una saga tan larga. Pasable tirando a mala.

Up: Pixar tiene esa capacidad de hacer historias sencillas, originales, y llevarlas con una dirección impecable, para mantener al espectador pegado a la butaca durante toda la película. Y en esta no ha sido diferente. Pete Docter (director de Monstruos S.A. y escritor del guión de Wall-e) ha sabido llevar a cabo una bonita historia, con un comienzo tremendamente sentimental, que hace que a más de uno se le salten las lágrimas. El diseño de personajes es sencillo, pero la calidad técnica es increíble, la acción está dosificada, mezclando escenas tranquilas con otras impresionantes visualmente (como la persecución de los perros), mezclando varios géneros de cine, encajados al milímetro y sin desentonar un ápice. Para mi gusto, no a la altura de Wall-e, pero casi. Estas navidades me he hecho con la versión en bluray, con varios cortos de Pixar, y un montón de material extra, y ya la tengo como una de las joyas de mi colección. Imprescindible.

G.I. Joe: es una de esas películas que uno va a ver sin muchas espectativas, y, efectivamente, es mala a rabiar. Quizá fui por la nostalgia de los juguetes que tenía de pequeño, o quizá por su parecido con Crysis en algunas escenas. Pero la verdad es que ninguno de los personajes me gustó, la historia tampoco, y el final me parece de lo peor (por encima, con intención de hacer secuelas) Totalmente prescindible.

Enemigos Públicos: poco puedo decir de esta película. Quizá reconocer el buen papel de Johnny Deep interpretando a John Dillinger, pero ahí acaba todo. Quizá por desconocer la historia de este mafioso, quizá porque la película en sí se me hizo muy lenta. En definitiva no me acabó de gustar, aunque no por ello la considere mala. Al gusto de cada uno.

Qué les Pasa a los Hombres: a veces toca una jornada de cine aleatorio, por no haber nada mejor que hacer, y acabas viendo películas como esta. Supongo que en su rama, las comedias románticas, es una película aceptable, pero no es muy de mi estilo. Se me hizo entretenida, y la aparición de Scarlett Johansson en paños menores siempre ayuda a que el tiempo pase más agradablemente. Una entretenida película de domingo tarde para aprovechar la siesta.

Distrito 9: Un chico (Neill Blomkamp) tiene una idea, una muy buena idea, pero carece de medios para hacer algo espectacular. Aún así, un gran productor (Peter Jackson) se fija en la idea y decide darle al que tuvo la idea la cantidad de dinero necesaria para llevar a cabo el proyecto tal y como hubiese querido que fuese. El resultado: una película impresionante. Pero no es solo el guión, la dirección, sino la interpretación lo que ayudan a hacer de esta película algo para disfrutar durante toda su duración. Sharlto Copley hace su papel de manera magistral. Su interpretación consiguió hacerme ver a su personaje de tres formas diferentes a lo largo de la película: primero la compasión, por un personaje tan maleable, tan inocente; segundo el asco, por un personaje egoísta y traidor; tercero la ternura, por un personaje atrapado en un cuerpo horrible para él, que solo quiere volver a su pasado, antes de que nada de lo que cuenta Distrito 9 hubiese ocurrido. De las mejores del año, sino la mejor.

Malditos Bastardos: con Quentin Tarantino guardo una extraña relación de amor/odio. Y es que las películas que la gente idolatra de él, a mi me parecen pura basura (Kill Bill, y espero no morir por ello), y las que la gente desprecia, a mi me encantan,como es este caso. Hay que reconocer que en gran medida se debe a la magistral interpretación de Christoph Waltz en el papel de nazi, para mi una de las mejores del año (así le ha valido recientemente un Globo de Oro), pero es que la historia y, sobre todo, el final apoteósico, hicieron que disfrutara de esta película como un enano. Como ya digo, algunos fans de Tarantino han despotricado sobre ella a base de bien, y, sin embargo, yo la recomiendo encarecidamente.

Ágora: muchos se quejan del cine español, que es una basura, que solo habla de guerra civil, prostitutas y transexuales. Pero si hay un director que sabe diferenciarse y buscar ideas buenas, ese es Alejandro Amenabar. Y en este caso vuelve a conseguirlo, con una película más que correcta. Aquí ninguna religión se salva de los palos, y cada cual recibe los que se merece. Quizá históricamente no sea muy certera, pero realmente pocos datos se guardaron sobre la historia que cuenta. Película lenta a ratos, pero con buenas interpretaciones, sobresaliendo la de Rachel Weisz por encima de todas. Muy recomendable.

Los Sustitutos: interesante concepto para una película mal llevada, lenta, aburrida, y que te hace plantearte cómo han podido llevar a cabo tan mal una idea tan interesante: en un futuro no muy lejano, la gente ya no sale de casa, sino que son avatares suyos los que se relacionan, acuden a la oficina y llevan una vida normal por ellos. Pero la cosa cambia cuando, en esta sociedad perfecta, alguien empieza a asesinar estas réplicas y a los dueños de éstas. Por curiosidad, se deja ver, pero no creo que soporte un segundo vistazo.

Moon: por desgracia, me quedé sin ver esta película en el cine. Llegó sin mucho ruido, sin anuncios, y la gente la desconocía por completo. Así que me tocó verla en casa, y me arrepiento. La historia es sencilla: un hombre, relevado cada 3 años, en la luna, encargado de manejar el sistema de extracción de energía para enviar a la Tierra, acompañado únicamente por un robot de ayuda y las transmisiones retardadas de su planeta natal. Pero el desarrollo es sublime, llegando a un final previsible pero no por ello peor. La interpretación de Sam Rockwell, casi todo el metraje él solo, es perfecta, y la historia en ningún momento se hace tediosa ni aburrida. Para mi, la mejor del año, junto con “Distrito 9” . Imprescindible.

El Imaginario del Doctor Parnassus: si una película está dirigida por Terry Gilliam enseguida debería venirnos a la cabeza la palabra “surrealismo”. Y efectivamente, este es el calificativo que se le podría otorgar a esta historia. Un hombre que hace un pacto con el demonio y el amor de su hija por un personaje al que encuentran colgado de un puente en Londres son el punto de partida para un despliegue de imaginación surrealista impresionante. La muerte de Heath Ledger durante el rodaje no supuso sino un aliciente para hacerla todavía más rara, con cambios en el artista que interpretaba el fallecido, pasando por Johnny Deep, Jude Law y Collin Farrell. No sabría decir si me gustó o no, es demasiado raro para explicarlo. Mejor verlo cada uno.

2012: poco queda que decir sobre esta película. Efectivamente, es mala, muy mala, y le sobra más de media hora de metraje al final, pero eso no quita que tenga una de las mejores escenas de acción que haya visto en muchos años: la huida de la ciudad, primero en limusina y acabándola en avión. Magistral. Por el resto, película para ver en pantalla grande, buen sonido, y un puñado de palomitas acompañando. Normalita.

Planet 51: recopilé tanta información sobre esta película, fui a tantas conferencias donde se hablaba de ella, vi tantos anuncios, que cuando fui al cine pensé que ya me la iba a saber de memoria. ¡Qué equivocado estaba! Una producción que nada tiene que envidiar de las producidas por Pixar en lo que a técnica se refiere, con momentos realmente geniales, con chistes épicos que me hicieron llorar de la risa, la película es de lo más divertido que he visto salir de un estudio español. Totalmente recomendable para ver más de una vez.

Lluvia de Albóndigas: una película que no me llamaba absolutamente nada, que por encima se le añadió en el doblaje castellano la voz de Flipy, y que técnicamente parecía de lo más normal, no eran un buen comienzo para verla. Pero finalmente me armé de valor y me decidí a ello. Y oye, buena buena no es, pero entretenida y surrealista un rato largo. Digna de ver en casa tranquilamente y reírse un rato para pasar el tiempo.

Avatar: decir algo nuevo sobre esta película es imposible. Exitazo de taquilla, trilogía asegurada, premiada en los Globos de Oro… Todo buenas referencias, y eso que la historia es muy, pero que muy sencilla (los hay que no dudan en compararla con Pocahontas, y no les quito razón) Pero, redios, cuando James Cameron quiere dejarnos pegados a la butaca, lo consigue, y de qué manera. Impresionante despliegue de color, de belleza, de imaginación. Calidad artística por los cuatro costados en un alegato a favor de la naturaleza, con las mejores recreaciones de personajes por ordenador que uno haya podido ver hasta ahora. Añadido a esto, película en 3D que la hace más inmersiva si cabe. No dudé ni un segundo en verla otra vez en 3D, porque es un espectáculo que ni de lejos podré disfrutar igual en la televisión de mi casa. Imprescindible.

Bienvenidos a Zombieland: bastante tiempo llevaba siguiéndole la pista a esta película. Zombies y humor siempre van cogidos de la mano, y si por encima hay grandes dosis de ambas, se puede estar cociendo una película de culto en la serie B. Y quizá no tanto, pero la verdad es que me ha parecido tremendamente divertida, sencilla, y con el aliciente de ver a Bill Murray haciendo de si mismo. Esta película, con amigos, debe ganar una barbaridad (casi tanto como “Jesucristo cazavampiros“). Recomendable, risas aseguradas, y si es con compañía, más aún.

Y hasta aquí todo lo que ha dado el año, que no ha sido poco. Pensaba que la lista iba a ser más corta, pero me he dado cuenta que he ido bastante más de lo que creía. Algunas me he quedado con las ganas, sobre todo las estrenadas a principio de año y que tanto triunfaron en los Oscar, como pueden ser Slumdog Millionaire o Mi nombre es Harvey Milk, pero espero echarles el guante durante este 2010 que empieza. Si tenéis alguna opinión sobre las películas aquí comentadas, no dudéis en decirlo (ya, ya sé que me leen cuatro gatos).

Mark Ritts, una parte de mi infancia que se va

Posted in Ciencia, Gente with tags , , on Lunes 14 diciembre, 2009 by Beakman

Esta mañana me he enterado, vía menéame, del fallecimiento de Mark Ritts. La verdad es que no ha sido una buena forma de empezar la semana, perdiendo así de repente a uno de los actores que más han marcado mi infancia, con su papel de rata de laboratorio en “El mundo de Beakman”, junto con Paul Zaloom. Uno de esos programas de los que te acuerdas el resto de tu vida, y aún hoy en día disfrutas, y más si lo comparamos con el tipo de ciencia para niños que se ve hoy día en la tele.

Como pequeño homenaje, este vídeo en gallego del mundo de Beakman, explicando el funcionamiento de los ordenadores.

Gracias, Mark.